Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la POLITICA DE COOKIES, , o
Política de cookies
Club literario Cerca de ti


Club literario El rincón del caminante

Una probadita

Una probadita

UNA PROBADITA

Amigos:

Les cuento que muy chico quedé huérfano y fui a vivir con mi tío, hermano de mi papá. Por fortuna para mí, la esposa de él,  fue mi ángel de la guarda. Al no haber tenido hijos, yo, le caí del cielo.

El tío, de joven, político de segunda del partido revolucionario institucional, muy mañoso, se dedicaba al trabajo sucio de los mandatarios: transas, pillerías, etcétera. Se hizo de una gran fortuna, aunque era salaz y concupiscente, egoísta y cabrón, pero, muy listo vivíamos en una casa modesta, un carro de segunda, yo en escuelas oficiales, en fin. Nadie sospechaba del inmenso caudal que había acumulado.

Mi tía, ya había dado por perdido a su marido, a mí me consentía, así que me recibí en la facultad de filosofía y letras. Pensé que me haría rico y famoso con mis novelas. ¡Oh, decepción! Nada de nada, a duras penas conseguí un puesto de maestro de gramática en una secundaria particular con un miserable sueldo.

Todo lo bueno pronto desaparece, mi tía murió y su viejo, ya de 70 años me dijo:

— Mira inútil, pienso casarme y no quiero estorbos, así que te vas pintando de colores y  vas a vivir a una pensión pichurrienta que te conseguí por el miserable sueldo que ganas, para mañana ahuecas el ala.

El mañana era domingo, junté mis cosas, me disponía a salir, cuando llegó el tío acompañado de una joven, en mini falda que dejaba al aire sus escandalosas piernas. Antes de que me corrieran alcancé a oír que el añejo le decía a su dulcinea:

—Ándale, dame una probadita, al cabo dentro de dos días nos casamos por el civil y el domingo por la iglesia.

“Suerte de algunos pensé, en el periódico leo todos los días de múltiples asesinatos en el país y de muchos políticos, ¿por qué Dios no ha hecho el milagro de que le pase al tío?”

El corazón es traicionero e impredecible, se le paró al tío, en lugar de otra cosa, en la suerte suprema, quedándose éste tieso. Suerte, milagro, o yo que sé. De repente como único heredero quedé de pelagatos a rico Mac Pato.

2 comentarios

  1. Hola Terry:
    Por ahí leí, que lo señores arriba de los 45 años, mejor, deben de dejar de buscar jovencitas. Lo que les conviene son mujeres maduras de su misma edad que sepan algo sobre infartos y primeros auxilios. Buen cuento de humor negro como es tu especialidad. Un abrazo.

  2. Sigue siendo muy divertido leer las aventuras de tus personajes.
    Saludos, y enhorabuena.

Deja un comentario