Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la POLITICA DE COOKIES, , o
Política de cookies
Club literario Cerca de ti


Club literario El rincón del caminante

Sin prisa y con buena intención

Sin prisa y con buena intención

Distanciemos lo negativo. Vivamos la bondad y la belleza como puntos de referencia para impulsarnos hasta la felicidad. Tengamos derechos y obligaciones.
No partamos las emociones. Dejemos que se expandan como si no hubiera un mañana y disfrutemos sin miedos ni parangones. Nos debemos mirar con constancia al corazón, y mimarlo, y, sobre todo, desde el respeto, hacerle caso.
No apaguemos las luces. Nos sirven de noche y de día. Corrijamos las actuaciones que nos introducen en veleidades sin fuste. Nos debemos armar de valor. No suspendamos las iniciativas de la genialidad que nos decoran con pasión y paciencia.
No imaginemos más de la cuenta. Experimentemos lo cotidiano sin excesivas alusiones al pasado y al futuro. El regalo más leal está aquí y ahora.
Amansemos ciertos anhelos que, por excesivos, no son puros. Vayamos con paso firme y curioso hacia el altar del contento solidario donde deberemos impresionarnos en positivo.
Compartamos, generemos confianza y destaquemos las óptimas intenciones como peldaños para la jovialidad que es individual pero que permanece en colectivo.
Todo está por hacer, pero, por favor, no tengamos prisa. Rocemos.

Juan TOMÁS FRUTOS.

1 Comentario

  1. Me gustó mucho tu reflexión, Juan Tomás. Sólo no entendí la última palabra, si tiene un propósito específico, luego me lo explicas. El texto me pareció muy bien desarrollado; con las palabras precisas. Se disfruta el manejo habilidoso del lenguaje pero más aún, el contenido me parece muy importante; mencionas cosas o conductas que se pierden o se debilitan en medio del trajín de cada día por objetivos, en su mayoría, materiales. Es por eso que tu mensaje llega, como un balde de agua fría, a refrescar la memoria, y sobre todo, la conciencia, para dirigir nuestra atención hacia metas prioritarias. Te felicito por compartir tus inquietudes que, sin duda, son muy loables. Un abrazo, y me gustaría leer otros escritos de este tipo, si no es mucho pedir.

Deja un comentario