Tratar con cariño y respeto a los mayores

Tratar-con-cariño-y-respeto-a-los-mayores

Dicen que la comprensión y el cariño, llaman a más comprensión y más cariño, pero desgraciadamente no es así. Una persona mayor, con toda la experiencia ya vivida puede aportar una gran riqueza en nuestros conocimientos, por su extensa formación y su amplia cultura.

El otro día cuando fui a comprar a la tienda del barrio, una señora me llamó poderosamente la atención. Parecía una mujer muy culta, de hecho presumía de ello y no solo presumía, que ella se lo creía.

Este día, la buena mujer, por decir algo, iba acompañada por sus dos hijos, tan mal enseñados, que no respetaban a nadie, ni a nada. Entraron en la tienda, llevándose por delante a una ancianita que estaba en ese momento pidiendo una docena de huevos, la tiraron al suelo y sus hijos adolescentes, se pusieron a reír y a burlarse, por la torpeza de la abuelilla. La madre al ver lo que había pasado, en lugar de pedir disculpas, empezó a regañar a la abuelilla por tener la osadía de estar estorbando allí en el medio de la tienda. Los allí presentes, la recriminamos su actitud y lo que tenía que hacer la mujer, madre de esas criaturillas, era dar ejemplo a sus hijos. Pero la señora no se disculpó, sino que se puso más en evidencia.

Debemos inculcar a nuestros hijos desde pequeñitos a respetar a sus mayores, ellos han dado todo por nosotros, por eso hay que darles cariño, lo mismo da que se trate de los abuelos, o de un vecino, o simplemente de una persona mayor desconocida, que nos encontremos en la calle. Por eso, la pérdida de estos valores nos demuestra, que cada vez son más personas a las que perdamos el respeto y marginamos, terminando por ignorarlas, y como le pasó a esta mujer con la abuelilla, está trató  de convencernos de la aparente inutilidad de la abuelilla en la sociedad carente de valores materiales.

El cariño y el respeto hay que inculcarlos y enseñarlos desde muy niños. Si no educamos a nuestros hijos con respeto y cariño, inculcándoles valores desde pequeños, cuando nosotros seamos viejitos, no nos respetaran, si no enseñamos esos valores, es difícil que lo aprendamos en un futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *