Usamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos. Si continua navegando consideraremos que acepta el uso de cookies. Aceptar Más información

Publicar un libro

Las parejas en la actualidad por alguna razon ya no se compremeten, ni tiene la paciencia para tratar de solucionar los problemas, Cuando las parejas atraviesan periodos de crisis, es frecuente que en algunas o en muchas de ellas, surjan las inevitables preguntas: ¿Es preferible terminar con el matrimonio?, ¿qué pasará con los hijos?, ¿será mejor seguir juntos hasta que los hijos crezcan?, ¿sufrirán menos, aún cuando nos ven discutir y pelear con frecuencia? ¿Será mejor que me sacrifique como mujer u hombre y continúe en una relación que ya no me gusta, sólo por mis hijos?, ¿Hay una edad dónde la separación les afectaría menos a mis hijos? etc. Por motivos de infidelidad, entendiendo que ésta deja heridas y dolores que resultan imperdonables o que han afectado tanto a la pareja que ya no son los mismos.
Otra causa, es la comúnmente llamada “incompatibilidad de caracteres” y esto sí es una triste realidad. Se manifiesta en una incomodidad de vivir al lado de una persona totalmente distinta, con costumbres opuestas, lo que hace que la vida cotidiana sea imposible.
Los desórdenes sexuales, que pueden ser la perdida de la libido, la relación sexual con falta de respeto, las prácticas sexuales sádicas, la bisexualidad cuando es descubierta dentro del matrimonio. En otros casos la impotencia y la eyaculación precoz pueden ser motivos suficientes para producir un verdadero desencuentro en la pareja.

La agresión y los golpes suelen ser una causa inminente de divorcio ya que destruye no solo el afecto sino la salud mental de todos los miembros de una familia.
Cuando una pareja no se quiere más, no logra resolver sus conflictos, ha perdido el interés por el otro y las peleas se apoderan de sus vidas, la separación por dolorosa que sea, puede transformar este panorama desolador en una segunda oportunidad para todos los involucrados.
Ahora depues de meditarlo mucho encuentro que hay cosas en la vida que se aprenden sin tener que vivirlas, pero cada quien decide cómo aprender. Nunca fue necesario un divorcio para que un hombre aprenda a tratar a su mujer; no es necesario tener una deuda para que decida no endeudarse. Debemos ser personas sensatas y reconocer que hemos cometido ciertos errores en la vida y sólo estamos cosechando lo que sembramos. En la vida pasamos ciertos procesos que a veces entendemos el porqué y a veces no, pero debemos pasar.
Las despedidas forman parte de la vida, son una realidad innegable e ineludible. No se puede estar vivo sin pasar por el proceso de decir adiós. Nos despedimos de personas a las que amamos, de ciclos (laborales, amorosos, amistosos), de mascotas, de ideas, de sueños, de momentos.
Vivir y crecer implica aprender a decir adiós. Difícilmente puede verse el futuro cuando nuestra mirada está puesta en el pasado o en el suelo porque la tristeza nos impide levantar la cabeza.

Tú, ¿a qué temes despedirte? ¿Te da miedo la muerte? ¿Temes perder a tus seres queridos? ¿Temes perder tus posesiones materiales? ¿Temes perder a tu perro, tu gato o mascota? ¿Temes acabar los estudios? ¿Temes decirle adiós a tu enfermedad? ¿A la salud?

Cada uno de nosotros se aferra a algo y concentra toda su energía en mantenerlo.... tarea agotador y muchas veces inútil puesto que no podemos aferrarnos al tiempo y al transcurrir de los minutos sobre la vida, sobre las personas, los seres y las cosas.

Nada es para siempre.... aunque querramos aferrarnos al tiempo.

Visitas: 4994

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Es tan amplia la contestación, como parejas existan, entran los valores, las convicciones, la cultura, ya sea del pais en que vivan, o la de sus propias familias, costumbres, una amalgama de influencias.
solo puedo contestar por mi misma, (tengo hijos casados) tengo 43 años de casada, me case joven, otra epoca, otros tiempos, pero eduque hijas e hijos; y ellos mismos terminaran de crecer en sus vivencias, como seres individuales, y despues ya de casados, tengo uno soltero.
Las influencias de vivir, las experiencias y luego desechar lo que no agrada, puede ser de está epoca, delo desechable, pero no puedo de dejar de observar, jovenes comprometidos, en su crecimiento de esposos, comprometidos a llegar a ese caminar juntos, luchan por su proyecto en común, y están los otros, los que se casan, por que se tienen que casar, sin un compromiso firme, desde el principio están destinados, al fracaso, no hubo una verdadero motivo para unirse, y otros, que tienen otra preferencia sexual, ¿a que se casan? por el que diran en un entorno cultural,social, o familiar, es mejor aceptar, lo que se es; nadie se va a meter a juzgar, sus preferencias, pero que culpa tienen, la mujer, o los hijos, y el mismo, que no supo enfrentar su verdad. todo lo que nombras, para que se provoque una separación, es verdad, puede ser, pero tambien se pueden ayudar, si hay amor y respeto del uno hacía el otro, no hay verdades absolutas, existe el dialogo, para poder, encontrarse, no solo el desencuentro, y existe lo otro el aburrimiento, la falta de compromiso el desamor, todo eso está presente, y así es mejor que se divorcien, no pasa nada, se vuelve a caminar, nadie se muere por el amor de un hombre o de una mujer; se sufre y mucho, pero no te mueres, las despedidas duelen, pero no matan, y si si hay cosas para siempre, el respeto, las convicciones, son parte del ser hasta la muerte. un abrazo fraternal. Lupita
Creo que cuando una pareja se pierde el respeto, deben separarse y seguir cada uno con su vida por su cuenta. Puede que sin cariño sea posible vivir juntos por el bien de los hijos, pero si falta el respeto no, en ese momento hay que cortar la relación porque se pueden decir tantas cosas que dañan más a la salud mental de los hijos que la separación.
Por otro lado, yo tengo miedo a despedirme de muchas cosas, Ricardo, de la salud, de los seres queridos, de la alegría, de las fuerzas que van mermando con el paso de los años....son cosas que no se piensan porque sino la vida se haría muy cuesta arriba. Hay que vivir, y cuando llegue el momento, afrontarlo lo mejor que podamos y sepamos.
Un abrazo.
depende,jajajaj,yo llevo intentandolo de catorce años siete, ya te dire si me caso de segundas, jajajaja o se renueva el amor.

buena pregunta.
· He aprendido que no puedo hacer que alguien me ame,
solo convertirme en alguien a quien se pueda amar; el
resto ya depende de los otros.

· He aprendido que por mucho que me preocupe por los
demás, muchos de ellos no se preocuparan por mí.

· He aprendido que puede requerir años para construir la
confianza y únicamente segundos para destruirla.

· He aprendido que lo que verdaderamente cuenta en la
vida, no son las cosas que tengo alrededor sino las
personas que tengo alrededor.

· He aprendido que puedo encantar a la gente por unos 15
minutos; después de eso necesito poder hacer más.

· He aprendido que no debo compararme con lo mejor de
lo que hacen los demás, sino con lo mejor que puedo
hacer yo.

· He aprendido que lo más importante no es lo que me
sucede sino lo que hago al respecto.

· He aprendido que hay cosas que puedo hacer en un
instante que ocasionan dolor durante toda la vida.

· He aprendido que es importante practicar para
convertirme en la persona que yo quiero ser.

· He aprendido que es muchísimo más fácil reaccionar que
pensar y más satisfactorio pensar que reaccionar.

· He aprendido que siempre debo despedirme de las
personas que amo con palabras amorosas; podría ser la
última vez que los veo.

· He aprendido que puedo llegar mucho más lejos de lo
que pensé posible.

· He aprendido que soy responsable de lo que hago,
cualquiera que sea el sentimiento que tenga.

· He aprendido que o controlo mis actitudes o ellas me
controlan a mi.

· He aprendido que por tan apasionada que sea la relación
en un principio, la pasión se desvanece y algo más debe
tomar su lugar.

· He aprendido que los héroes son las personas que hacen
aquello de lo que están convencidos, a pesar de las
consecuencias.

· He aprendido que aprender a perdonar requiere mucha
practica.

· He aprendido que el dinero es un pésimo indicador de
valor de algo o alguien.

· He aprendido que con los amigos podemos hacer
cualquier cosa o no hacer nada y tener el mejor de los
momentos.

· He aprendido que a veces las personas que creo que me
van a patear cuando estoy caído, son aquellas que me
ayudan a levantar.
v · He aprendido que en muchos momentos tengo el
derecho de estar enojado, más no, el derecho de ser cruel.

· He aprendido que la verdadera amistad y el verdadero
amor continúan creciendo a pesar de las distancias.

· He aprendido que simplemente porque alguien no me
ama de la manera en que yo quisiera, no significa que no
me ama a su manera.

· He aprendido que la madurez tiene mas que ver con las
experiencias que he tenido y aquello que he aprendido de
ellas, que con el numero de años cumplidos.

· He aprendido que nunca debo decirle a un niño que sus
sueños son tontos; pocas cosas son más humillantes y que
tragedia sería si él lo creyera.

· He aprendido que por bueno que sea el buen amigo,
tarde o temprano me voy a sentir lastimado por él y debo
saber perdonarlo por ello.

· He aprendido que no siempre es suficiente ser
perdonado por los otros; a veces tengo que perdonarme a
mí mismo.
· He aprendido que por más fuerte que sea mi duelo, el
mundo no se detiene por mi dolor.

· He aprendido que mientras mis antecedentes y
circunstancias pueden haber influenciado en lo que soy,
yo soy responsable de lo que llego a ser.

· He aprendido que a veces cuando mis amigos pelean,
estoy obligado a tomar partido aun cuando no lo deseo.

· He aprendido que simplemente porque dos personas
pelean, no significa que no se aman la una a la otra; y
simplemente porque dos personas no discuten, no
significa que si se aman.

· He aprendido que no tengo que cambiar de amigos si
comprendo que los amigos cambian.
· He aprendido que no debo ufanarme de averiguar un
secreto; podría cambiar mi vida para siempre.

· He aprendido que dos personas pueden mirar a la misma
cosa y ver algo totalmente diferente.

· He aprendido que por más que trato de proteger a mis
hijos, ellos a la larga se lastiman y con eso me lastimo en
el proceso.

· He aprendido que hay muchas maneras de enamorarse y
permanecer enamorado.

· He aprendido que sin importar las consecuencias,
cuando soy honesto conmigo mismo llego más lejos en la
vida.

· He aprendido que muchas cosas pueden ser generadas
por la mente; el truco es el autodominio.

· He aprendido que por muchos amigos que tenga, si me
convierto en su salvador, me sentiré solitario y perdido
en los momentos en los que más los necesito.

· He aprendido que puedo cambiar mi vida en cuestión de
horas ante la influencia de personas que ni siquiera me
conocen.

· He aprendido que aun cuando pienso que no puedo dar
más, cuando un amigo pide ayuda, logro encontrar la
fortaleza para ayudarlo.

· He aprendido que tanto escribir como hablar puede
aliviar los dolores emocionales.

· He aprendido que el paradigma en el que vivo, no es la
única opción que tengo.

· He aprendido que los títulos sobre la pared no nos
convierten en seres humanos decentes.

· He aprendido que las personas se mueren demasiado
pronto.

· He aprendido que aunque la palabra amor pueda tener
diferentes significados, pierde su valor cuando se usa con
ligereza.

· He aprendido que es muy difícil determinar donde fijar el limite entre no herir los sentimientos de los demás y
defender lo que creo.
aprendi que perdonar es mucho mejor que odiar, siento tranquilidad en mi alma y en mi corazon .Por eso no importa lo que sucede sino lo que haga con aquello al respecto. Gracias
En mi caso, fue mucho mejor divorciarme que enseñar a mis 2 hijas que está bien estar casada y siempre triste y peleando, y separada de mi esposo porque entonces, ¿por qué? Ellas pudieron sentir la tensión, y esa tensión las afectaba mucho, hasta que la más chica casi dejó de hablar. También, conozco a personas, supuestamente casadas, pero cada una en su vida, tratando de salir con alguien más, tratando de hacer una vida más feliz, pero FUERA de su matrimonio ... y otra vez ...¿por qué?

Me han dicho que pienso así por americana, porque no vale tanto el matrimonio aquí. Quiero gritar! Yo sí, trabajaba en mi matrimonio, y no quise divorciarme, sin embargo, tampoco creo que debo de vivir infeliz enseñando a mis hijas igual. Ademas, un matrimonio es de dos personas, si la otra persona no toma su parte, se acaba la relación, y eso es la verdad en cualquier relación.

Cada persona es diferente, y va a dar una respuesta diferente. Pero que interesante tema!

Saludos,
Michelle

El divorcio a veces es la solución, pero antes de llegar a esta situación puede que haya un problema de formas.

Un amigo, hace años, me decía: Es muy bueno casarse, yo ya me casé cinco veces, (me gano por dos.)

Responder a debate

RSS

Sobre


Directora
Pilar Remartínez Cereceda creó esta red social en Ning.

Derechos de autor

 

 

 

No al plagio

"Club literario Cerca de ti es un pequeño rincón y desde luego estás invitado a leer y participar, no a copiar, ya que todo lo que está expuesto antes ha sido registrado.

Respeta el trabajo

NO OS ATRIBUYÁIS LO QUE OTROS CREARON
SÉ CREATIVO, SI COPIÁIS ALGO TENÉIS QUE CITAR EL AUTOR DE LA OBRA.
¡GRACIAS!
(INCLUIDO ESTE TEXTO)
ES POR EL BIEN DE TODOS

Código: 0811231640633

Fecha 23-nov-2008 UTC

La frase del día

El rincón del poeta

Música

Cargando…

Recomendamos a:

Vídeos

  • Añade un vídeo
  • Ver todos

Recomendamos

 

Pilar Remartinez Cereceda

Crea tu insignia

No más faltas

publicar un libro

Los nueve libros

"Pilar"Madre de familia numerosa

El blog de Pilar
Directorio de blogs en España