Ponerse en los zapatos del otro

Saber ponerse en los zapatos del otro es empatía . Reconocer el dolor ajeno es compasión.

  • ¿Sabes cómo ponerte en los zapatos de los demás?
  • Te pones en el lugar de los demás con generosidad

Tienes un sincero interés por los demás. No solo escuchas con atención, sino que percibes las emociones de tus interlocutores hasta el punto de estar preocupado y a su vez su empatía cariñosa es valiosa porque le permite alcanzar un nivel de relación gratificante, pero también requiere una inversión a veces muy costosa.

Incapaz de ser indiferente, realmente te involucras en la historia de las personas que te rodean. A veces te sientes tan cerca de sus sentimientos que realmente sufres por ellos. No se puede dar un paso atrás. Tiendes a proyectarte, a identificarte, a ponerte en su lugar. Lo que a veces te agota porque monopoliza mucha fuerza y energía. ¿Estás muy preocupado, demasiado preocupado? ¿Por qué ? ¿Tal vez le ofrezcas a los demás lo que deseas tú mismo; ser escuchado, apoyado, entendido, amado? Detrás de tu generosa participación está la frustración de no atreverte a expresar más sobre la parte más íntima y secreta de tu personalidad.

Continúa haciendo que tu sentido común disfrute de tu calidad de ser y escucha, pero trata de imponer algunos límites para que no te pierdas. Enfócate más en ti mismo Un consejo no huyas.

Empatico significado

La empatía es la intención de comprender los sentimientos y emociones, intentando experimentar de forma objetiva y racional lo que siente otro individuo. La palabra empatía es de origen griego “empátheia” que significa “emocionado”.

La empatía hace que las personas se ayuden entre sí. Está estrechamente relacionada con el altruismo – el amor y preocupación por los demás – y la capacidad de ayudar.

Cuando un individuo consigue sentir el dolor o el sufrimiento de los demás poniéndose en su lugar, despierta el deseo de ayudar y actuar siguiendo los principios morales.

La capacidad de ponerse en el lugar del otro, que se desarrolla a través de la empatía, ayuda a comprender mejor el comportamiento en determinadas circunstancias y la forma como el otro toma las decisiones.

La persona empática se caracteriza por tener afinidades e identificarse con otra persona. Es saber escuchar a los demás, entender sus problemas y emociones. Cuando alguien dice «hubo una empatía inmediata entre nosotros», quiere decir que hubo una gran conexión, una identificación inmediata.

La empatía es lo opuesto de antipatía ya que el contacto con la otra persona genera placer, alegría y satisfacción. La empatía es una actitud positiva que permite establecer relaciones saludables, generando una mejor convivencia entre los individuos.

En este caso el estar nerviosos, con ansiedad, nos está avisando, que el peligro está cerca y la depresión nos indica, que hemos perdido algo en el camino. De todo esto tenemos que aprender, a descifrarlos para comenzar a poner remedio y saber actuar en consecuencia.

Toda emoción es útil, para eso no tenemos que luchar contra ellas . Es precioso y necesario que podamos sentirlos, entenderlos y escucharlos. Solo de esta manera podremos generar las estrategias correctas para enfrentar con éxito los problemas y dificultades que surgirán.

Como hemos visto, cuando nuestras emociones se vuelven demasiado intensas o duraderas, es porque algo está fallando en nuestra forma de experimentarlas . Tal vez porque estamos tratando de controlar lo incontrolable, probablemente pensando que las cosas deberían haber ocurrido de otra manera. Pero las cosas no siempre sucederán como queremos, y las personas no siempre se comportarán de acuerdo con nuestros valores y principios. Debemos tener eso en mente.

Lo único que está bajo nuestro control es la forma en que manejamos lo que sentimos, y para eso, lo primero que debemos hacer es identificarlo. Luego reflexionaremos sobre cómo dirigirlo de la forma más saludable a nuestro crecimiento personal, es decir, mediante la práctica de la responsabilidad emocional. 

Entonces, dependiendo de la situación, experimentarémos una emoción u otra. Sin embargo, elegir qué hacer con estas emociones es nuestra responsabilidad y es la puerta de entrada a nuestro bienestar emocional. Porque no se trata de elegir lo que sentimos, sino de cómo lo vamos a manejar.

Lo contrario de la empatía 

Lo contrario de la empatía, es la ecpatía, definida como un proceso mental voluntario de exclusión de sentimientos, actitudes, pensamientos y motivaciones inducidas por otro.

“Si el grado de implicación de una persona que se dispone en actitud empática con otra no es correcto, se corre el riesgo de caer en lo que se llama la trampa del mesías: amar y ayudar a los demás olvidándose de amar y ayudarse a sí mismo”

-Carmen Berry-

La ecpatía es lo opuesto y a la vez complementario a la empatía. Este proceso voluntario nos sirve para frenar la sobredosis de contagio emocional en situaciones tales como en el cuidado de personas enfermas o en crisis humanitarias, para que no nos termine bloqueando el dolor y también para poder evitar la manipulación mental o incluso la histeria de masas.

Nuestros pensamientos, emociones, sentimientos, nos están mandando continuamente mensajes para que estemos alertas, nos están protegiendo, de algo que nos está sucediendo en nuestro día a día , y que en la mayoría de los casos tenemos que resolver.

Código de registro: 1906291318338

Historias de Amor Cortas

historias de amor cortas

Hoy dibujaré con líneas finas las contorsiones de tu figura, arte plasmado es tu figura, hoy lucía el sol, pero de manera distinta, hoy te he visto con tu traje dispuesta a llenar de colores y sembrar amor.
Dicha inmersa es mi pensamiento, cuando mis manos se posan en mis sienes contemplando lo sutil de tu gracia, sí, hoy te he visto una vez más, quedé prendada de tu belleza, del color de tus ojos, del encanto de tu silueta.

No borraré nada, ni una solo línea, pues cada detalle es parte de la obra, no soplaré para que no se desprenda ni una sola partícula de la tiza, que sin ser pintor puedo plasmar con letras un tendedero de pasión.
¡Cuánta hermosura hay en este cuadro! cual pintor plasma con el cariño, como el cariño que hay entre una madre y su hijo, invita a cerrar los ojos, sí, hoy te he visto, una vez más quedé prendada de tu belleza, del color de tus ojos, del encanto, de la magia, del contacto de la brisa con mi piel.

Cerré los ojos para poder atrapar todo eso, poder soñar y sentir el latido de tu corazón, porque sabes bien que te estaba esperando hace tiempo, llegaste al fin, aquí está otra vez a mi lado.
Eres tú, mi inspiración, todos podemos crear, todos podemos amar, todos podemos tener originalidad, haz lo que te gusta, crea lo que veas y sobre todo, siéntete feliz.

Un beso entre dos desconocidos que se necesitaban urgentemente. Ninguno de los dos quería separar sus labios del otro, sintiendo cómo los temores desaparecían, como las inseguridades se convertían en confianza, disfrutando del placer sin obstáculos. Y así estuvieron una eternidad. Una eternidad que duró el tiempo que dura un beso.

Cómo eliminar los pensamientos negativos obsesivos

Qué sensación placentera, qué felicidad vivir, qué alegría cuando nuestra mente está inmersa en lo positivo, cuando lo que domina es un pensamiento positivo que nos hace disfrutar de su vibración beneficiosa.

pensamientos negativos

Pero qué tristeza, qué dolor y, a veces, qué sufrimiento cuando el que nos agarra es un pensamiento negativo. Nos gustaría poder ncontrar ese sentimiento feliz relacionado con el pensamiento positivo que vino con nosotros, pero nada funciona.

¿Cómo, ahuyentar este pensamiento negativo que viene a atormentarnos mientras nos fijamos un objetivo que está cerca de nuestro corazón? ¿Cómo crear los pensamientos que solo asegurarán la victoria, la felicidad y el éxito?

¿Qué debemos hacer para que nuestros cielos mentales se vuelvan azules de nuevo y para sentir el impulso y el fervor que nos llevará a nuestro cumplimiento?

Índice del artículo

Pensamientos negativos obsesivos

Nanejar mis pensamientos y emociones, existe. Sí, es posible. Cualquiera pueda liberarse de la negatividad. Pero primero veamos de cerca cómo se manifiesta un pensamiento negativo.

Aquellos que usan el pensamiento positivo, también llamado autosugestión, saben lo fácil que es pedirle a tu mente que se mantenga positivo. Nos gustaría mucho sentir esta alegría de vivir, siempre con una mente optimista y abierta; pero no es tan fácil cuando uno tiene que lidiar con años de un funcionamiento contrario que dejó en nuestra conciencia muchas impresiones negativas.

Los budistas dicen que los pensamientos negativos, a diferencia de los positivos, no tienen una base válida, ¿qué significa eso?

Ese pensamiento negativo, o más simplemente la negatividad, es fabricado. De hecho, se basa en nuestras experiencias que interpretamos como agradables o desagradables, positivao o negativos. Dependiendo del ángulo en el que apreciaremos la situación, crearemos una representación mental que teñirá la naturaleza de nuestro pensamiento.

En un sufrimiento físico, ciertamente asociaremos un pensamiento negativo; al fracaso, si tiene consecuencias desafortunadas o dramáticas, también asociaremos una representación mental negativa y así sucesivamente.

En un sufrimiento físico, ciertamente asociaremos un pensamiento negativo; al fracaso, si tiene consecuencias desafortunadas o dramáticas, también asociaremos una representación mental negativa y así sucesivamente.

A menos que no nos dejemos engañar por las apariencias; si somos capaces de mirar más allá de lo que percibimos en la superficie. Solo un pequeño número de personas hace esto. La mayoría de nosotros preferimos que las circunstancias externas sean responsables de nuestra infelicidad o felicidad, porque nuestra visión ordinaria nos impulsa a asociar las condiciones externas que encontramos con el sentimiento que sentimos cuando se manifiesta, mientras que Es solo el disparador y nunca la causa real.

La ansiedad

En otras palabras, nuestras emociones negativas y los pensamientos asociados con ellas se crean a partir de puntos de vista erróneos, mientras que los sentimientos y pensamientos positivos provienen de una percepción directa.

Un ejemplo concreto, simplemente relájate profundamente mentalmente para que te sientas inmediatamente más positivo. El pensamiento negativo finalmente se disuelve para dar paso a una forma de pensamiento más positiva. 
No necesitamos forzarnos para eso. El sentimiento viene naturalmente. Te vas de vacaciones, te relajas en la playa, no tienes que hacer ningún esfuerzo para dejar ir los malos pensamientos durante. 3 semanas, te sentirás mejor, tienes más positivos, eres más feliz. A menos que, tu mente, haya estado con pensamientos negativos durante años, como en y en ese caso esás viviendo una depresión.

Debido a que, como resultado de nuestras experiencias y la apreciación que hemos obtenido, hemos creado muchos hábitos físicos y mentales, huellas reales, a veces muy profundas, dejadas en la conciencia. Estos hábitos de pensamiento se han fortalecido con el tiempo por la fuerza misma del hábito. Así es como nuestra forma de trabajar se ha vuelto tan habitual que la tomamos de forma real, natural.

Las condiciones externas nos devuelven a nuestros hábitos porque están asociados con ellos de acuerdo con el principio de condicionamiento. En tal circunstancia, hemos asociado un sentimiento, un sentimiento, un pensamiento negativo o positivo que despierta con cada manifestación de circunstancias similares o similares. Por supuesto, lo olvidamos, ya que olvidamos cómo adquirimos el hábito de conducir, pero el reflejo está ahí y se manifiesta tan seguro como uno y uno son dos.

Sin un proceso de realización personal , es imposible liberarse de estas tendencias incapacitantes. Inevitablemente, continúan produciendo los pensamientos correspondientes que, a su vez, inducen nuestros comportamientos, porque están profundamente impresos en nuestro cerebro. Solo el esfuerzo consciente puede eliminar estas huellas y ayudarnos a crear otras nuevas.

De hecho, es inútil pretender porque, tarde o temprano, estos “esquemas mentales” inevitablemente reaparecerán, ya que están vinculados a conexiones nerviosas perfectamente establecidas.

eliminar estos pensamientos destructivos

Como acabamos de ver, solo con un esfuerzo consciente y sostenido podemos liberarnos de estas formas de pensamientos negativos. La práctica de la relajación, la autosugestión, la visualización y la meditación sustituirán con el tiempo estos pensamientos negativos por pensamientos más positivos que, aunque parezcan un poco forzados al principio, eventualmente se manifestarán de forma espontánea. que nuestros viejos patrones.