Aprendizajes para la vida

Aprendizajes para la vida

Cierto día un admirador le preguntó a un famoso director de orquesta, ¿cuál era el instrumento más difícil de tocar?

El famoso director de orquesta, no tardó en responder a la pregunta de este admirador, “el instrumento más difícil de tocar era el segundo contrabajo” y añadió que cuando formaba una orquesta encontraba excelentes primeros contrabajos, pero lo más difícil era encontrar alguien que se encargase de tocar el segundo contrabajo, o segunda flauta, o segunda trompeta o segundo trombón, con el mismo entusiasmo con el que lo hacían los primeros. Esto que parece ser una tontería no lo era tanto y se podía convertir en un problema muy grande, ya que si no hay nadie para tocar el segundo instrumento, no hay armonía.

Toda comunidad o grupo necesita un referente en torno al cual articularse, alguien que marque las pautas, que oriente a los demás. La comunidad sin su referente no es tal comunidad. Igualmente el referente sin su comunidad no puede existir, ambos son necesarios e imprescindibles para que exista esa comunidad. Pero como en la orquesta en todo comunidad, además del referente, el primer contrabajo, son imprescindibles los segundos contrabajos, personas que aportan armonía a la comunidad.

En la vida no hay premios ni castigos, solo consecuencias.

Safe Creative #1404170611872

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *